-------------------------------------------------------- ---------------------------------------------------------- Coser y cantar: junio 2016 div id='fb-root'/>

jueves, 30 de junio de 2016

Hilos


Esto supongo que solo me pasa a mi que soy un desastre, pero cada vez que subo a mi cuarto de costura me paso más tiempo ordenando que cosiendo. Hace poco hice media remodelación, quitando cosas que no me servían y ordenando. Media, porque no terminé, faltaría más. Así que poco a poco he ido siguiendo con cosas que no me llevaran mucho tiempo.

Y ahí que me tropecé con los hilos. No sé cuantas cajas tenía con hilos, pero decidí ponerlos todos juntos. O casi todos.

Primero juntarlos en la misma caja.


Primer intento de ordenarlos


No caben en un cajón, así que decido usar dos.


Del segundo sobra mucho sitio... de momento


Los hilos para hilvanar los tengo aparte


Y los conos en otra caja


Aquí, mis joyas. Los hilos de bordar a máquina de mi madre


Ya no hago punto de cruz pero me quedan algunos restos que guardo aquí


Al final aún me quedan tres cajitas sin abrir


¿Acaparadora, yo? 

© ¡Gracias por tu visita!

jueves, 23 de junio de 2016

El kit de la perfecta colchera


Cuando empecé en esto del patchwork fue con una plantilla de 20x20 hecha de cartón, un rotulador eding rojo, tijeras normales y mucha paciencia. Los reyes me trajeron mi primera máquina de coser, mi alfita, pero no tenía nada más.

Así que un día pregunté qué necesitaba para iniciarme. En broma, cuando más tarde otras preguntaban qué debían comprarse, lo empezamos a llamar el kit de la perfecta colchera. De ahí el título de este post :)

Hoy os cuento, bajo mi punto de vista y mi experiencia, lo que hace falta para empezar con el patchwork. La inversión no es barata, así que estad segur@s de que realmente os gusta y vais a sacarle partido.

1. Base de corte. La mía es la de 60x45, marca Olfa. Para mi es la medida ideal. Pensad que las telas suelen ser de 110 de ancho, por lo que doblada cabe perfectamente en la base.
Tengo dos. La primera se me deformó por el calor en una esquina, y quedó como con montañitas. Solo era una esquina pero me dio taaaanta rabia! Me compré otra. Ahora las tengo las dos juntitas sobre la mesa. Muuuy práctico.
Aparte tengo una más pequeña, de 45x30, que me compré para llevar y traer y que os enseñé AQUI.
La base, si es de buena calidad, os durará muchísimos años. Claro, siempre que no estéis todo el día cortando sobre ella y teniendo un mínimo de cuidado: que no le dé el calor (prohibido planchar sobre ella aunque sea un poquito, y cuidado si a vuestra mesa le da el sol por la ventana) y si no está fija sobre una mesa, que la guardéis en horizontal. Bajo una cama o sofá, por ejemplo. Si está vertical, que no tenga opción de doblarse lo más mínimo. En cuanto coja forma curvada, olvidaros de que vuelva a su ser. ¡Tiene memoria de elefante!



2. Cuter rotatorio. El complemento imprescindible de la base de corte. Uno sin el otro no son nada. Yo tengo varios. El primero fue Olfa, carillo, y la cuchilla se desfiló bastante pronto, supongo que porque era novata y algo no hacía bien. Hay recambios de cuchillas, así que sin problema. Además tengo un par más que salieron de oferta en Lidl, y que funcionan fenomenalmente. A uno de ellos le puse una cuchilla curva que va genial para rematar algunas labores. Es como la tijera en zig zag pero mucho más rápido, claro. Ahora también hay cuter en Leroy Merlin, de su marca Dexter, vale unos 6€ y va bien.



3. Regla. Me aconsejaron la de 30x15 y la verdad es que a mi me ha ido muy bien. Más tarde me compré una en pulgadas, porque algunas labores vienen con las instrucciones en pulgadas y es más fácil hacerlo así que ir convirtiendo. Una pulgada son 2,54 cm. Imaginaos qué lío! La de pulgadas es de 18x4 (más o menos 45x10 cm) y me viene genial para hacer cortes largos también.
Aparte tengo un cartabón normal, de los del cole de toda la vida, que me sirve para hacer ángulos rectos. Y una regla de madera, de las de costurera, que heredé de mi madre y que mide 50 cm.



4. Alfileres de cabeza de flor. Son más largos y finos que los normales, como el doble, y la cabeza es plana. Son muy prácticos porque puedes coser por encima (es muy raro que la aguja de la máquina coincida con uno y si lo hace suele resbalar sobre ella; claro está, siempre que la puntada no esté muy corta).  Y al ser planos también se pueden planchar sin dejar marcas. Aconsejo comprarlos buenos. Tengo de los dos, y los malos (los de bazar) se doblan, se les cae la cabeza y alguna vez hasta me han partido alguna aguja de la máquina. Y lo peor de todo, muchas vienen despuntadas, que como no te des cuenta sacas un hilo de la tela y te la has cargado.



5. Hilo de calidad. Las labores llevan mucho trabajo como para estropearlo con un hilo malo. El malo se rompe en la máquina muchas veces y te acabas por desesperar. Y si luego al lavarlo se rompe o deshilacha, no os imagináis la rabia que da. Una cosa importante. Hilo bueno no es sinónimo de hilo caro. Normalmente todas vamos al Gutermann, que efectivamente es muy bueno, pero una bobina pequeña sale por 2,65€ Hace tiempo descubrí los hilos Murofil. Son españoles y de calidad. Nadie lo diría, porque los venden en los bazares chinos! Buscadlos porque merece mucho la pena. Yo los he comprado a 0,60€ la bobina de 850 metros y a 2€ el cono de 5.000 metros. En otros los tienen a 0,75€ que también se puede pagar. Eso si, aseguraos de que son Murofil, porque en algunos sitios los tienen mezclados con otros... que no digo yo que los otros sean malos, pero prefiero ir a lo bueno conocido.



El resto de cosas... tijera, agujas, cinta métrica... doy por hecho que las tenéis. Otro día hablamos de las telas, que son un mundo aparte.


© ¡Gracias por tu visita!

martes, 21 de junio de 2016

Baberos a gogó


Me parecía a mi que los baberos iban a ser un éxito... cuando los regalo lo son, pero vender, vendo pocos...

Os dejo aquí fotos de varios de los que hice. Algunos aún los tengo. Menos mal que no dejan de nacer niños XD






 








¿Te gusta alguno en especial? Pregúntame, igual aún lo tengo y son baratitos.



© ¡Gracias por tu visita!

jueves, 16 de junio de 2016

Cuidado, que vuelvo!


Hace tiempo que estoy con ganas de retomar el blog, pero por una cosa o por otra no lo había hecho. Al final, cuanto más tiempo tienes, peor te organizas, o al menos es mi caso.

Así que debería tener un millón de cosas para enseñar, pero la verdad es que no. De cualquier forma, a partir de hoy os iré enseñando cosillas poco a poco. ¡Espero que os gusten!

Hoy os dejo con mi cuenta de Instagram: @blncllm Intenté crear otra para las cosas del coser, pero era un lío llevar dos y tampoco publico tanto, así que si queréis seguirme a mi, a mis gatos y demás locuras que se me ocurren, ahí me encontráis.

Besazos y nos vemos pronto!

© ¡Gracias por tu visita!